Un lugar feliz, Emily Henry

jueves, 13 de junio de 2024

lugar-feliz-emily-henry
Título: Un lugar feliz

Autores: Emily Henry
Género: romántica contemporánea
Editorial: Titania
Sinopsis: 

HARRIET Y WYN han sido la pareja perfecta desde que se conocieron de adolescentes. Son complementarios como la sal y la pimienta, el té y el limón, el aceite y el vinagre. Solo que ahora, por razones de las que todavía no hablan, ya no lo son. Rompieron hace cinco meses y todavía no se lo han dicho a sus mejores amigos.

Por eso acaban compartiendo habitación en la casa de verano donde, desde hace una década, hacen una escapada al año todos juntos. En el transcurso de una semana luminosa y animada, se evaden del mundo, dejan atrás los problemas de la vida cotidiana, toman cantidades desmedidas de queso, vino y marisco, y se impregnan del salitre de la costa rodeados de las personas que mejor los entienden.

 

Pero este año, Harriet y Wyn están mintiendo a conciencia mientras intentan ignorar lo mucho que todavía se quieren. Porque la casa está en venta, y esta es la última semana que podrán pasar allí. No quieren romperles el corazón a sus amigos contándoles la verdad, así que fingen que todo sigue igual. Harriet seguirá siendo la entusiasta residente de cirugía que nunca empieza una discusión, y Wyn el chico encantador y relajado que no deja que sus problemas trasciendan. Es un plan aparentemente impecable. Tras años enamorados, no debería ser difícil fingir ante las personas que mejor los conocen… ¿verdad?

 

Pocas autoras tan reconfortantes como Emily Henry. Todas y cada una de sus historias son un abrazo, ambiente veraniego y cargas emocionales y dramáticas tan bien llevadas en una acción cotidiana que te encuentras con la lagrimita a punto en cada ocasión. Aquí volvemos a un verano con amigos, una tradición de años que está amenazada porque la vida pasa y ellos y ellas... ¿cambian?

 

Harriet, Sabrina y Cleo son mejores amigas que llevan compartiendo vacaciones desde hace años. La casa de verano de la familia de Sabrina, en Maine, ha sido el escenario de semanas de descanso y con los años se han ido añadiendo las parejas. Harriet acude a la llamada de sus amigas porque este será el último verano que puedan pasar ahí juntas, ya que el padre de Sabrina va a ponerla a la venta próximamente. Harriet guarda un secreto, lleva meses separada de Wyn, pero ninguno se lo ha contado a sus amigos y ahora no pueden decir nada porque... Sabrina y su novio Parth quieren casarse con ellos como testigos y no quieren aguarles la fiesta.

 

La carrera de Harriet ha tenido prioridad desde hace mucho, su trabajo y esfuerzo están encaminados a la medicina y Wyn la acompañó al otro lado del país porque aún no tenía muy claro su vocación y su amor era lo más importante. Todo fue fluyendo con los años, pero una emergencia familiar le obliga a volver a casa y ese distanciamiento saca a la luz muchas cosas como que él llevaba tiempo sin encontrarse a sí mismo, que rara vez hablaban de algo y que a penas ni se veían. Aún tienen mucho de qué hablar, pero en una casa donde no tienen un momento para ellos es complicado porque sí, está el cliché de una sola cama en esta historia porque aunque ellos siempre han compartido la habitación de dos camas, sus amigos quieren tener un detalle con ellos y dejarles la habitación con más comodidades. Te imaginas los momentazos que da esto, ¿verdad?

 

Los planes idílicos se suceden, cada día está lleno de aventuras que recrean todas sus tradiciones, pero los secretos pesan y en cierta manera, los años también porque todos están siguiendo sus vidas y la conexión no es tan fuerte como antes. Me encanta cómo lo refleja, los miedos de unos y otros, esa falta de comunicación y cómo todo termina estallando en el peor momento.

 

Las historias de Emily Henry van mucho más allá de una historia de amor. Hablan de la familia encontrada, de esos vínculos que no por parecer indestructibles hay que dejar de cuidar, de perseguir los sueños e intentarlo las veces que sean necesarias, de la felicidad, el cuidado (propio y ajeno) y, en definitiva, de personajes muy reales llenos de matices. Todo ello envuelto en ambientaciones veraniegas que te atrapan porque todas idílicas.

 

Se ha convertido en una autora de referencia, sin duda, y de quien ya ni leo la sinopsis porque sé que me va a dar todo lo que espero en una novela de personajes reales. Amor, amistad,  autodescubrimiento y segundas oportunidades en Un lugar feliz donde te lleva a un sitio más allá del físico donde encontrar esa paz tan necesaria. Perfecta! 

 

Otras novelas de la autora:

La novela del verano

Gente que conocemos en vacaciones

Book lovers


Astrid Parker nunca falla, Ashley Herring Blake

lunes, 20 de mayo de 2024

astrid-parker-nunca-falla
Título: Astrid Parker nunca falla

Autores: Ashley Herring Blake
Género: romántica contemporánea
Editorial: Titania
Sinopsis: 

Para Astrid Parker, el fracaso es inaceptable. Desde que rompió con su prometido hace ya un año, ha estado centrada en su carrera como diseñadora de interiores. Por eso, cuando Pru Everwood la invita a formar parte de la renovación del hotel Everwood, que se transmitirá en un conocido programa de televisión, Astrid no puede evitar entusiasmarse. El proyecto no solo promete distraerla de su relación fallida y permitirle sacar adelante su estancado negocio, sino que también podría ayudarla a ganarse la aprobación de su madre, que siempre parece estar disconforme con todo.

Sin embargo, Astrid nunca tuvo en cuenta que tendría que trabajar con Jordan Everwood, nieta de Pru y responsable de carpintería de la reforma, que detesta sus modernas propuestas. Jordan está decidida a conservar la esencia del hotel de su familia, sobre todo porque el resto de su vida es un desastre. Cuando esa determinación la lleva a cometer pequeños actos de sabotaje para sacar a la perfecta Astrid de sus casillas, la producción aprovecha la oportunidad para explotar la tensión entre ambas. Pero en algún lugar del camino, su antipatía se convierte en algo completamente diferente… Y entonces Astrid deberá decidir qué significa realmente triunfar: ¿hacer lo que todos esperan de ella o llevar la vida que realmente desea?


Las novelas de esta autora ya son lugar seguro, qué historias tan bonitas!! Sin perder la profundidad que tienen todos sus personajes, de verdad, que son una fantasía. La protagonista, en este caso, es Astrid, la hermanastra y mejor amiga respectivamente de Delilah y Clare, protagonistas de Delilah Green pasa de todo, y que rompió su compromiso, mantiene un trabajo que no le apasiona y sigue dejando que su madre dirija su vida. ¿Está Astrid a punto de estallar? Muy probablemente.

 

Su trabajo de decoradora, llevando su propio negocio, le vino un poco de sorpresa y en el momento en que ella acababa sus estudios. Una buena amiga de su madre quería vender y ella se vio dirigida por su madre a comprarlo y poner en práctica todos los conocimientos de saber estar y buen gusto que había ido cultivando a lo largo de los años sin plantearse si esa era su verdadera pasión. Ya en el libro anterior puedes ver cómo es esta mujer de controladora y hasta estirada, pero aquí eres plenamente consciente del grado de influencia que tiene en su hija y por qué esta sigue acatando sus decisiones.

 

Sin embargo, el negocio no va todo lo bien que debería, ¿puede ser por una cuestión de no poner todo su corazón en ello? Puede ser, pero el caso es que tiene que reflotarlo como sea y la oportunidad viene de la mano de una reforma del histórico hotel de la localidad, que además formará parte de un programa de reformas muy famoso. Esta notoriedad puede ser lo único que la salve, por lo que peleará por que nada vaya mal.

 

Jordan Everwood es la nieta de la dueña del hotel y carpintera jefe del proyecto. La vuelta al hogar donde pasaba los veranos junto con su mellizo puede ser lo único que la aleje del borde, porque su vida ha sido un puro desastre. Ha perdido su trabajo porque su cabeza estaba muy lejos de allí. Los asuntos del corazón no la dejan pasar página, pero este proyecto puede ser lo que necesita para que vuelva a sentirse ella misma y deje atrás el dolor y la apatía.

 

¿Cómo es su primer encuentro? De película total. Solo diré: un vestido color marfil y dos vasos de café... Puedes imaginarte que no empiezan con buen pie. Y luego no es que continúen mucho mejor porque el diseño moderno, relajante y vanguardista que tiene preparado Astrid no gusta nada a Jordan, que le parece que deja de lado la esencia del Everwood, su historia y su huésped más famosa: el fantasma de su antepasada.

 

La tensión está servida, pero todo llevado con el más absoluto secreto y discreción porque el programa tiene que salir bien, no solo para salvar el negocio de Astrid... si no el propio hotel!! La complicidad no se hace esperar, eso es verdad, y las escenas juntas son lo mejor, con ese punto de secreto, cómo van entendiéndose cada vez mejor y, al fin y al cabo, cómo ambas avanzan en su propio camino, Jordan dejando atrás el pasado y confiando de nuevo en que un final feliz es posible y Astrid enfrentándose a sus propios miedos, confrontar la vida que sueña con la que tiene y plantearse que el amor viene cuando viene.

 

Deseando conocer la historia de la tercera amiga, Iris, porque si algo también destaca en estos libros es una amistad inquebrantable, mucha complicidad y soporte y mucho humor para sobrellevar momentos intensos. 

 

Book lovers, Emily Henry

martes, 7 de mayo de 2024

book-lovers-emily-henry
Título: Book lovers, amor entre libros

Autores: Emily Henry
Género: romántica contemporánea
Editorial: Planeta
Sinopsis: 

Nora Stephens se ha pasado la vida entre libros; es una dura agente literaria que pelea por las obras y los contratos de cada uno de sus clientes. Solo hay una cosa que esté por encima de su trabajo: su hermana pequeña Libby, a la que lleva cuidando desde que su madre falleció. Por eso decide acceder a su petición e ir con ella a Sunshine Falls, el lugar en el que se ambienta su libro favorito. Allí, Libby pretende realizar un viaje de transformación en el que recrear las escenas de sus novelas favoritas hasta lograr que Nora sea la protagonista de su propia novela.

Con lo que ninguna de las dos cuenta es con toparse con Charlie Lastra, un editor con el que Nora ya había tenido un encontronazo en Nueva York y que amenaza con convertirse en una presencia constante en sus vacaciones. A veces, ni siquiera una agente literaria y un editor son capaces de escribir su propia historia.


Los libros de Emily Henry me dan la vida. Cada cual mejor que el anterior, perfectamente equilibrados, divertidos, románticos, con relaciones familiares, en pueblo pequeño... lo tiene todo. Además, hasta ahora, todas sus historias están ambientadas en verano, por lo que se está convirtiendo en una autora imprescindible para cuando empieza el buen tiempo.
 
Aquí combina lo mejor de Nueva York con las delicias de una pequeña población en verano porque si algo es Nora es neoyorkina cien por cien. Su carrera en el mundillo de los libros se ha desarrollado como agente literario. Se da por entero a su trabajo y lo hace muy bien. Trata a sus clientes con mucha sensibilidad, sabe lidiar con sus altibajos, pero también es implacable negociando y no se le conoce debilidad alguna en el ámbito laboral. En su vida personal no todo es así porque no consigue mantener ninguna relación sentimental, de hecho, según cuenta, ella es la ejecutiva a la que deja el típico protagonista de novela que va a un pueblecito y se enamora de la dueña de un vivero de árboles de navidad o la pastelera a la que ayuda a reflotar el negocio.

Sin embargo, en lo personal, su hermana es su máxima prioridad desde que se madre falleció. Se mudaron a la Gran Manzana cuando eran pequeñas buscando la gran oportunidad como actriz, pero ese sueño nunca llegó a materializarse y el de Nora también se vio truncado cuando tuvo que hacerse cargo de una Libby adolescente, había que pagar el alquiler, la educación, la comida... por lo que un empleo seguro y bien pagado fue la solución.

Ahora, Libby tiene su propia familia, su marido es maravilloso, tienen una niña y otra en camino, pero Nora cree que le está ocultando algo, por lo que acepta sin pensar pasar unas semanas en un pequeño pueblo de Carolina del Norte cuando su hermana se lo propone. Ese pueblecito, además, fue la inspiración de su clienta estrella, autora de novelas románticas, por lo que cree que podrá aguantar estar lejos del ajetreo de la ciudad. Y no solo eso, Libby tiene preparada una lista de cosas que hacer, típicas de las novelas románticas, que darán lugar a escenas divertidísimas. Pero una cosa es la ambientación que tenía la novela y otra el panorama que se encuentran al llegar...

Charlie, el prota masculino, ya llego a él, lo conocemos cuando tuvo una reunión con Nora hace años y el acuerdo al que querían llegar no salió bien. Para empezar, a ella la acaban de dejar y él tampoco estaba muy comunicativo, por lo que él rechazó publicar el manuscrito de la clienta de Nora que, después, resultaría todo un bombazo... el libro ambientado en Sunshine Falls, donde seis años después de aquella comida se encuentran!

Porque no podía ser de otro modo, a Charlie le unen lazos familiares con ese pueblo y su situación personal es complicada. Está ayudando a su madre con su librería y encontrarse con Nora es toda una sorpresa, aunque ella va a descubrir que no era tan distante y estirado como parecía.

Su relación se va desarrollando de forma tranquila como una buena amistad, pero se nota la química y el flirteo que se traen es monísimo. Las conversaciones sobre sus respectivas familias, sus sueños, sus expectativas son una delicia. El peso de la responsabilidad familiar está muy presente en ambos y eso es algo que me ha encantado. Hay una conversación entre Nora y Libby que es maravillosa y qué decir del final, absolutamente de peli/novela romántica de las buenas.

Acabo como comienzo. Esta autora se está convirtiendo por méritos propios en la autora imprescindible para las vacaciones. Sus personajes son adorables, con carácter, las escenas son impecables, te ríes y, por supuesto, te enamoras de ellos y de su historia. Aquí, el giro que da a las novelas donde un urbanita llega a un pueblo y se enamora del entorno y sus gentes es fantástico porque nuestra prota es precisamente a la que dejan siempre en estas novelas, pero ¿cuál es la historia de ese personaje? No busques más, Nora está aquí para contártelo. 

Otros títulos de la autora:



 

Ugly love, Colleen Hoover

jueves, 25 de enero de 2024

ugly-love-colleen-hoover
Título: Ugly love, pídeme cualquier cosa menos amor

Autores: Colleen Hoover
Género: new adult
Editorial: Planeta
Sinopsis: 

Nunca me mintió. No rompió ninguna promesa, porque nunca me hizo ninguna.

Cuando Tate Collins conoce al piloto Miles Archer, no cree que sea amor a primera vista. Ni siquiera irían tan lejos como para considerarse amigos. Lo único que Tate y Miles tienen en común es una innegable atracción mutua. Una vez que sus deseos salen a la luz, se dan cuenta de que tienen el acuerdo perfecto. Él no quiere amor, ella no tiene tiempo para el amor, así que solo queda el sexo. Su arreglo podría ser sorprendentemente perfecto, siempre que Tate pueda cumplir con las únicas dos reglas que Miles tiene para ella.

Nunca preguntes sobre el pasado.
No esperes un futuro.

Creen que pueden manejarlo, pero se dan cuenta casi de inmediato de que no pueden en absoluto.

Los corazones se ablandan.
Las promesas se rompen.
Las reglas se hacen añicos.


Nuevo título de la gran autora del drama y no, esta no es la excepción. Y nuevo maratón inevitable porque, literal, no puedes soltar el libro, adicción 100%. En este caso estamos ante uno de sus título "antiguos", esta historia tiene diez años ya, y hay que valorarla por el contexto porque sí creo que en su momento tenía más originalidad la trama, aunque lo que es indiscutible es que las emociones que te despierta siguen siendo intensas hoy y cuando se publicó.

 

Tate, una joven enfermera que está cursando un máster, se muda a San Francisco, donde ha encontrado trabajo y hasta que pueda asentarse un poco, su hermano, Corbin, le permite que viva con él. Este, al igual que lo fue su padre y su abuelo, es piloto y tiene vecinos y amigos pilotos, pero eso no es algo que impresione a Tate, que está muy centrada en esta nueva e ilusionante etapa de su vida como para enredarse con nadie. 

 

La determinación le dura lo que tarda en subir en ascensor hasta el piso de su hermano, ya que hay un tipo en malas condiciones alcohólicas impidiendo el paso, pero no deja de fijarse en que es guapo. Cuando su hermano le pide que le ayude, ya que es su vecino y amigo, lo hace, y es a la mañana siguiente, cuando la borrachera se le ha pasado, cuando Miles se presenta en todo su taciturno esplendor.

 

Si bien el presente está contado en primera persona desde el punto de vista de Tate, la voz de Miles solo la conoces en el pasado, en su último año de instituto y viviendo a la vez su gran amor y un lío familiar de cuidado. Es muy original la forma en que está contado y al saber cómo es Miles en el presente, intuyes que algo muy fuerte y muy grande pasó para que sea el tipo serio y distante que es hoy.

 

Sin embargo, la atracción es innegable y como buenos adultos independientes y maduros que son, deciden llegar a un acuerdo para no entrar en combustión espontánea: van a pasar al plano físico rodeando y anulando el emocional porque ni ella quiere complicarse mientras trabaja y estudia, ni él está preparado para abrirse sentimentalmente. Esta opacidad respecto a su pasado hará que, con el tiempo, Tate quiera indagar un poquito, pero el blindaje que tiene Miles alrededor de su corazón es impenetrable.

 

Y la historia es esta, la de un pasado que intuyes traumático y doloroso al que vas llegando con los retazos de Miles y que ha conformado la persona que es hoy y el de una historia que pretendían que fuera fresca y explosiva y que se acaba convirtiendo en lo que ninguno puede afrontar.  No hay mucha ambientación, sale poco o nada la ciudad, ni tampoco sus trabajos tienen mucho peso, pues el núcleo central es la relación y sus interacciones.

 

Me ha enganchado desde el principio y, al final, es Colleen siendo Colleen, por lo que el drama está aseguradísimo, pero quizá por la temática, sus últimos libros me han entusiasmado más. Eso sí, se nota muchísimo su evolución y cómo dota de más capas a sus personajes. Aquí es, sobre todo Miles, quien muestra más ese turbulento y doloroso pasado, aunque no hay que quitar méritos a Tate porque en muchas ocasiones es la voz de la madurez y la razón. Un título más que se suma a la colección de la autora y, como tras finalizar cada uno, deseando leer más.

 

Nuestro último verano en la isla, Abril Camino

martes, 23 de enero de 2024

nuestro-ultimo-verano-isla-abril-camino
Título: Nuestro último verano en la isla

Autores: Abril Camino
Género: narrativa romántica
Editorial: Planeta
Sinopsis: 

Marina lleva dieciocho años sin ver a Lucas. Lucas lleva dieciocho años sin volver a la isla.Hasta ahora.

La muerte del señor Martín y su decisión de incluir a Lucas y Marina en el testamento hace que ambos se reencuentren en la casa en la que pasaron los veranos de su infancia; la casa en la que se enamoraron y se hicieron promesas que acabaron rotas.


Después de un reencuentro incómodo, Lucas y Marina deciden investigar los hechos que desembocaron en su ruptura hace casi dos décadas. Para ello tendrán que viajar cuarenta años atrás en el tiempo, hasta el último verano de la dictadura, el que marcó las vidas de sus padres y condicionó para siempre el futuro de ambas familias.


¿Se arrepentirán Lucas y Marina de desvelar los secretos que llevan tantos años guardados? ¿Serán capaces de continuar con sus vidas después de sacar al descubierto décadas de mentiras? Y, sobre todo, ¿podrán reencontrarse en el mismo lugar en que la vida los separó?


 
Cuando un libro va a ser especial, vas a revivir escenas en los días siguientes, vas a sentir a los personajes como personas de verdad lo sabes y, definitivamente, lo supe con el último libro de Abril. He leído todo lo que ha escrito: comedia, drama, new adult, romántica adulta, historias más narrativas y puedo decir que esta novela está en el top, tanto por la estructura, la ambientación y sus protagonistas (y secundarios) llenos de matices y muy imperfectos, que son los mejores personajes. 
 
 
La trama arranca con un encuentro que ni Marina, ni Lucas creyeron que se produciría en las circunstancias en las que se produce. La muerte del señor Martín los deja como herederos de sus posesiones, lo que permite que vuelvan a verse en el despacho del abogado... después de dieciocho años sin verse! Ambos rozan los 40, por lo que intuyes que algo muy fuerte pasó para que hayan estado casi dos décadas sin tener noticias el uno del otro cuando parece que fueron todo el uno para el otro en el pasado.


Esta es una historia de segundas oportunidades, o más bien de la necesidad, sobre todo por parte de Marina, de un cierre a su primera relación, porque ambos se conocían desde pequeños, sus familias veraneaban en la isla, Marina iba desde Coruña y Lucas desde Madrid, y su amistad creció y se convirtió en un sentimiento arrollador. Pero no fue lo suficientemente fuerte, o alguno de ellos no soportó la presión, así que hay un gran misterio que tienen que resolver, necesitan contestar preguntas, a la vez que hablan y hablan sobre aquellos años, sobre lo que sentían y cómo se reconstruyó ella y aprendió a ignorar sus sentimientos él.

Sus vidas siguieron su curso, de hecho, para Marina tomó uno muy diferente, pues decidió que sus días pertenecerían al mar y desde que dejó su carrera después de recomponer mínimamente su corazón destrozado, es marina mercante. La trayectoria de Lucas ha sido más tradicional, en cierta medida más anodina: trabajo en el despacho de abogados de su padre, familia e hijas... y, llegados a este punto, hay muchas cosas de su vida que no le satisfacen por lo que los días que pasan en la isla hasta que todos los papeles estén listos es una burbuja bien recibida para reflexionar sobre su vida a partir de entonces.

Pero esta historia no solo es la de Marina y Lucas en el presente y a finales de los 90, también es la de Angie, madre de Marina, Damián, el sobrino del señor Martín y Víctor, padre de Lucas a mediados de los 70. Ellos tres también se conocieron de pequeños, también se veían solo en verano y también fueron suficientes para llenar cada uno de sus días de vacaciones de risas, juegos y aventuras, que según crecieron, también se fueron mezclando los sentimientos. La época no puede ser más apasionante, cambiante y llena de incertidumbre, los sitúa a los tres en medio de dos mundos, el de sus padres, restrictivo y anticuado, y el que quieren conquistar para su futuro, con ansias de libertad.

El pasado es clave para entender el presente, eso lo van descubriendo Marina y Lucas, porque lo que vivieron Angie, Damián y Víctor les dará la clave que necesitan para responder a muchas preguntas que les afectan directamente. La historia de dos familias, entrelazadas por la amistad, pero separadas por emociones que los arrasan, que vas descubriendo de la mano de distintos narradores y en distintos tiempos en un enclave mágico, una isla que fue refugio y casa.

Ha sido una verdadera delicia sumergirme en ese último verano de todos ellos, vivido en sus tiempos, con una ambientación cuidada; las emociones están a flor de piel en cada escena y las lágrimas y el nudo en la garganta están asegurados. Si Abril me encanta en la romántica contemporánea, me apasiona cuando hay drama en sus historias.