El tiempo que tuvimos, Cherry Chic

lunes, 15 de mayo de 2023

tiempo-que-tuvimos-cherry-chic
Título: El tiempo que tuvimos

Autores: Cherry Chic
Género: new adult
Editorial: Montena
Sinopsis: 

Liam O'Callaghan y Grace Fitzgerald siempre han estado en la vida del otro.

Desde pequeños han estado unidos por una promesa: la de reunirse cada dos años para firmar un contrato que los señala como mejores amigos y enterrarlo de nuevo dentro de una cajita bajo el Árbol de las Hadas.

Nada podía romper la tradición, del mismo modo que nada podía separarlos a ellos.

Hasta que un día todo cambia.

Esta es la historia de dos personas que se quisieron tanto y de tantas formas que, en algún punto de sus vidas, no supieron qué hacer con tanto amor.


La novela más intimista de Cherry Chic hasta la fecha llega para dejarnos el corazón encogido pero rebosante de emoción. La historia de Grace y Liam es mágica y viene a demostrar que el tiempo es anecdótico si el destino de ambos era estar juntos. La vida, la distancia, el tiempo, las adversidades personales, todo esto y mucho más es lo que enfrentan los nuevos protagonistas de una autora que siempre nos arranca una sonrisa para que luego lloremos de emoción, pero aquí vamos a tener el suspiro desde el comienzo.

 

Para empezar, la estructura inicial es magnífica, pequeños resquicios de la vida de una Grace y Liam siendo niños y adolescentes según va avanzando el tiempo y durante esos años solo ves un día en concreto, el solsticio de verano porque ambos firman el contrato que establecieron bajo el árbol de las hadas por el que serían amigos para siempre. Esa fecha tan señalada es inamovible y a pesar de ser vecinos y pasar todo el día, todos los días juntos, se reúnen allí para renovar su promesa.

 

El tiempo va pasando y las conversaciones que van teniendo con bonitas, tiernas y propias de los descubrimientos de la edad, hasta que llegan a unos años decisivos y es ahí cuando la vida de ambos se parte por la mitad: el padre de Grace está enfermo y la única posibilidad de curarse pasa por que todos se muden a Estados Unidos. Grace pierde todos sus referentes, pierde su hogar y a su mejor amigo, pero, sobre todo, pierde un futuro que ya vislumbraba emocionante y feliz junto a Liam recorriendo el mundo.

 

La siguiente etapa en su relación es muy de verdad porque la distancia, inevitablemente, hace de las suyas, y vas viendo cómo sus conversaciones se van espaciando y haciéndose cada vez más cortas hasta llegar a meras felicitaciones en días clave hasta que, un día, todo se paraliza. Aquí es donde Grace comienza unos años difíciles donde aquella pérdida de referentes se hace aún más patente y sus problemas van más allá de la añoranza. Aidan, el hermano mayor, es quien años después de haberse mudado y dejado atrás su país y la granja familiar, decide que ambos tienen que volver, que aunque su madre y su otro hermano permanezcan en Texas, Grace tiene que regresar.

 

La vuelta a su pequeño pueblo tampoco es fácil porque ellos no son los mismos que se marcharon, Grace es una joven en la veintena cuya pasión es la restauración de muebles pero que tiene demonios fuertes en su interior que tienen el poder de controlar su vida. La lucha es continua y volver a ver a Liam y conocerlo, al fin y al cabo, no hace mucho por dar estabilidad emocional a su caótica vida.

 

Liam está al frente, junto con su padre, de la granja familiar, que se amplió con la compra de la de los Fitzgerald, y su destino está más que trazado. Crecer al lado de Grace fue todo lo que necesitó, ambos eran uno y nunca necesitaron más amistades, pero su marcha fue un duro golpe porque, de pronto, tuvo que replantearse su vida, o más bien, claudicó ante los planes paternos. La vuelta de Grace es toda una revolución y tenerla viviendo al lado de su piso no ayuda, pero pronto se da cuenta de que aunque esta Grace adulta sea diferente en algunos aspectos a la Grace que conocía, en otros sigue siendo la misma y la explosión de sentimientos parece inevitable.

 

No creas que esta novela es solo una historia de amor, habla de mucho más, habla de lazos familiares irrompibles y otros que se diluyen sin remedio, habla de las expectativas vitales y los sueños y cómo a veces, por mucho que los luches, la vida tiene otros planes; habla de los trastornos de la alimentación de una forma realista y sin artificios, de cómo afecta a la persona y a su entorno y las consecuencias a lo largo de la vida. Llegarás a las últimas páginas con una sonrisa entre lágrimas, te lo aseguro.


1 comentario:

  1. Hola :)
    Es un libro que me da algo de vértigo porque sé que voy a llorar con su historia. Lo tengo apuntado, pero estoy esperando a encontrar el momento idóneo para leerlo.
    Besos

    ResponderEliminar